Saltar al contenido

Ecoturismo

Ecoturismo

Qué es el Ecoturismo, Turismo Ecólogico o Turismo Sostenible

El ecoturismo es una forma de turismo que implica visitar áreas naturales frágiles, vírgenes y relativamente tranquilas, pensadas como una alternativa de bajo impacto y a menudo a pequeña escala para el turismo de masas comercial estándar.

Significa viajar responsablemente a áreas naturales, conservar el medio ambiente y mejorar el bienestar de la población local. Su propósito puede ser educar al viajero, proporcionar fondos para la conservación ecológica, beneficiar directamente el desarrollo económico y el empoderamiento político de las comunidades locales, o fomentar el respeto por las diferentes culturas y los derechos humanos.

Desde la década de 1980, el ecoturismo ha sido considerado un esfuerzo crítico por los ambientalistas, para que las generaciones futuras puedan experimentar destinos relativamente intactos por la intervención humana. Varios programas universitarios utilizan esta descripción como la definición de trabajo del ecoturismo.

En general, el ecoturismo se ocupa de la interacción con los componentes bióticos de los entornos naturales. El ecoturismo se enfoca en viajes socialmente responsables, crecimiento personal y sostenibilidad ambiental.

El ecoturismo generalmente implica viajar a destinos donde la flora, la fauna y el patrimonio cultural son las principales atracciones. El ecoturismo está destinado a ofrecer a los turistas una visión del impacto de los seres humanos en el medio ambiente y fomentar una mayor apreciación de nuestros hábitats naturales.

Los programas de ecoturismo responsable incluyen aquellos que minimizan los aspectos negativos del turismo convencional en el medio ambiente y mejoran la integridad cultural de la población local.

Por lo tanto, además de evaluar los factores ambientales y culturales, una parte integral del ecoturismo es la promoción del reciclaje, la eficiencia energética, la conservación del agua y la creación de oportunidades económicas para las comunidades locales.

Por estas razones, el ecoturismo a menudo atrae a defensores de la responsabilidad ambiental y social.

Muchos consideran el término “ecoturismo”, como ” turismo sostenible “, un oxímoron. Como la mayoría de las formas de turismo, el ecoturismo generalmente depende del transporte aéreo, lo que contribuye al cambio climático global.

Además, el efecto general del turismo sostenible es negativo donde, al igual que el ecoturismo, las aspiraciones filantrópicas enmascaran el interés propio inmediato y duro.

Ecoturismo en los Acantilados de Moher - Dora Meulman (Flickr)
Ecoturismo en los Acantilados de Moher – Dora Meulman (Flickr)

Objetivos y Características

El ecoturismo es el turismo que se realiza de manera responsable para conservar el medio ambiente y mantener el bienestar de la población local.

Podemos decir que se caracteriza por:

  • Crear conciencia ambiental
  • Proporcionar beneficios financieros directos para la conservación de los hábitats naturales
  • Dotar de beneficios financieros y empoderar a la población local
  • Respetar la cultura local
  • Apoyar los derechos humanos y los movimientos democráticos como:
    • conservación de la diversidad biológica y la diversidad cultural a través de la protección del ecosistema
    • promoción del uso sostenible de la biodiversidad, proporcionando empleos a las poblaciones locales
    • compartir todos los beneficios socioeconómicos con las comunidades locales y los pueblos indígenas al contar con su consentimiento informado y participar en la gestión de las empresas de ecoturismo
    • turismo a los recursos naturales vírgenes, con un impacto mínimo en el medio ambiente como una preocupación principal
    • minimización del impacto ambiental propio del turismo
    • asequibilidad y falta de desperdicio en forma de lujo
    • la cultura local, la flora y la fauna son las principales atracciones
    • gente local, que se beneficia económicamente de esta forma de turismo, y con frecuencia más que el turismo de masas

La Sociedad Internacional de Ecoturismo define el ecoturismo como “viajes responsables a áreas naturales que conservan el medio ambiente, sostienen el bienestar de la población local e implican interpretación y educación”.

Para muchos países, el ecoturismo no es simplemente una actividad marginal para financiar la protección del medio ambiente, sino una industria importante de la economía nacional. Por ejemplo, en Costa Rica, Ecuador, Nepal, Kenia, Madagascar y territorios como la Antártida, el ecoturismo representa una porción significativa del producto interior bruto y la actividad económica.

El ecoturismo a menudo se malinterpreta como cualquier forma de turismo que involucra la naturaleza. Los autoproclamados practicantes y anfitriones de experiencias de ecoturismo asumen que se logra simplemente creando destinos en áreas naturales.

Según los críticos de este lugar común y práctica supuesta, el verdadero ecoturismo debe, sobre todo, sensibilizar a las personas sobre la belleza y la fragilidad de la naturaleza. Estos críticos condenan a algunos operadores por el lavado ecológico de sus operaciones: usan las etiquetas de “verde” y “ecológico”, mientras se comportan de manera irresponsable con el medio ambiente.

Aunque los académicos no están de acuerdo sobre quién puede clasificarse como ecoturista y hay pocos datos estadísticos, algunos estiman que más de cinco millones de ecoturistas, la mayoría de la población ecoturística, provienen de los Estados Unidos, y muchos otros de Europa occidental, Canadá y Australia.

Actualmente, existen varios movimientos para crear programas nacionales e internacionales de acreditación de ecoturismo, aunque el proceso también es controvertido. Se han implementado programas nacionales de certificación de ecoturismo en países como Costa Rica, Australia, Kenia, Estonia, Suecia y España.

Turismo Sostenible
Ribera del Duero

Origen

El ecoturismo es un neologismo de finales del siglo XX compuesto de eco y turismo. Según el Oxford English Dictionary, el ecotur se registró por primera vez en 1973 y el ecoturismo, “probablemente después del ecotur”, en 1982.

  • Ecotour: Un recorrido o visita a un área de interés ecológico, generalmente con un elemento educativo, (en uso posterior también) un recorrido o visita similar diseñado para tener el menor efecto perjudicial sobre la ecología posible o emprendido con el objetivo específico de ayudar a los esfuerzos de conservación
  • Ecoturismo: Turismo a áreas de interés ecológico (normalmente ambientes naturales exóticos y a menudo amenazados), para apoyar los esfuerzos de conservación y observar la vida silvestre o acceso a un ambiente en peligro controlado para tener el menor efecto adverso posible

Hay quien afirma que el término se uso anteriormente. Claus-Dieter (Nick) Hetzer, un académico y aventurero de Forum International en Berkeley, supuestamente acuñó el ecoturismo en 1965 y dirigió los primeros ecotours en Yucatán a principios de la década de 1970.

Etiquetas y Certificación

Existen varias etiquetas ecológicas sobre turismo. Incluyen (pero no se limitan a):

  • Programa internacional de certificación ecológica
  • Norma Europea de Etiquetado de Ecoturismo (EETLS)
  • Certificación de carbono neutral
  • Hoteles ecológicos certificados
  • Plan de negocios de turismo verde
Turismo de Naturaleza
Casa de Madera

Mejorando el Turismo Sostenible

Principios

El ecoturismo en los ecosistemas terrestres y marinos puede beneficiar la conservación, siempre que se traten con éxito las complejidades de la historia, la cultura y la ecología en las regiones afectadas.

Catherine Macdonald y sus colegas identifican los factores que determinan el resultado de la conservación, a saber:

  • si los animales y sus hábitos están suficientemente protegidos
  • se evita el conflicto entre las personas y la vida silvestre o al menos se mitiga adecuadamente
  • hay una buena divulgación y educación de la población local sobre los beneficios del ecoturismo
  • existe una colaboración efectiva con las partes interesadas en el área
  • y hay un uso apropiado del dinero generado por el ecoturismo para conservar la ecología local

Concluyen que el ecoturismo funciona mejor para conservar a los depredadores cuando la industria del turismo cuenta con el apoyo político y público, y cuando se monitorea y controla a nivel local, nacional e internacional.

Regulación y Acreditación

Debido a que la regulación del ecoturismo puede estar mal implementada, las operaciones ecológicamente destructivas de lavado verde como hoteles submarinos, recorridos en helicóptero y parques temáticos de vida silvestre pueden clasificarse como ecoturismo junto con piragüismo, camping, fotografía y observación de vida silvestre.

El hecho de no reconocer el ecoturismo responsable y de bajo impacto coloca a las compañías legítimas de ecoturismo en una desventaja competitiva.

Muchos ambientalistas han abogado por un estándar global de acreditación, que diferencie a las compañías de ecoturismo en función de su nivel de compromiso ambiental, creando un estándar a seguir.

Una junta reguladora nacional o internacional haría cumplir los procedimientos de acreditación, con representación de varios grupos, incluidos gobiernos, hoteles, operadores turísticos, agentes de viajes, guías, aerolíneas, autoridades locales, organizaciones de conservación y organizaciones no gubernamentales.

Las decisiones de la junta serían sancionadas por los gobiernos, por lo que las empresas que no cumplan con los requisitos legales se verían obligadas a desasociarse del uso de la marca de ecoturismo.

Se ha sugerido un Sistema de Estrellas Verdes, basado en criterios que incluyen un plan de gestión, beneficio para la comunidad local, interacción con grupos pequeños, valor educativo y capacitación del personal. Los ecoturistas que consideran sus elecciones confiarían en una verdadera experiencia de ecoturismo cuando vean la calificación más alta de estrellas.

Las evaluaciones de impacto ambiental también podrían usarse como una forma de acreditación. La viabilidad se evalúa desde una base científica, y se podrían hacer recomendaciones para planificar de manera óptima la infraestructura, establecer la capacidad turística y gestionar la ecología. Esta forma de acreditación es más sensible a las condiciones específicas del sitio.

Algunos países tienen sus propios programas de certificación para el ecoturismo. Costa Rica, por ejemplo, ejecuta el programa de Certificación de Turismo Sostenible (CST), cuyo objetivo es equilibrar el efecto que las empresas tienen en el medio ambiente local.

El programa CST se centra en la interacción de una empresa con los recursos naturales y culturales, la mejora de la calidad de vida dentro de las comunidades locales y la contribución económica a otros programas de desarrollo nacional.

CST utiliza un sistema de calificación que clasifica a una empresa según la sostenibilidad de sus operaciones. CST evalúa la interacción entre la empresa y el hábitat circundante, las políticas de gestión y los sistemas operativos dentro de la empresa, cómo la empresa alienta a sus clientes a convertirse en un contribuyente activo hacia políticas sostenibles, y la interacción entre la empresa y las comunidades locales / la población general.

Con base en estos criterios, la compañía es evaluada por la solidez de su sostenibilidad. El índice de medición va de 0 a 5, siendo 0 el peor y 5 el mejor.

Islas Galápagos
Islas Galápagos

Pautas y Educación

Una estrategia de protección ambiental debe abordar la cuestión de los ecoturistas eliminados de la causa y efecto de sus acciones en el medio ambiente. Se deben llevar a cabo más iniciativas para mejorar su conciencia, sensibilizarlos sobre los problemas ambientales y preocuparse por los lugares que visitan.

Los guías turísticos son un medio obvio y directo para comunicar la conciencia. Con la confianza de los ecoturistas y el conocimiento íntimo del medio ambiente, los guías turísticos pueden discutir activamente los problemas de conservación.

Informar a los ecoturistas sobre cómo sus acciones en el viaje pueden afectar negativamente a su entorno y a la población local. Un programa de capacitación de guías turísticos en el Parque Nacional Tortuguero de Costa Rica ha ayudado a mitigar los impactos ambientales negativos al proporcionar información y regular a los turistas en las playas de los parques utilizadas para anidar tortugas marinas en peligro de extinción.

Pequeña Escala, Crecimiento Lento y Control Local

La teoría del subdesarrollo del turismo describe una nueva forma de imperialismo por parte de las corporaciones multinacionales que controlan los recursos del ecoturismo. Estas corporaciones financian y se benefician del desarrollo del ecoturismo a gran escala que causa una degradación ambiental excesiva, la pérdida de la cultura tradicional y la forma de vida, y la explotación de la mano de obra local.

En Zimbabwe y en la región de Annapurna en Nepal, donde se está desarrollando el subdesarrollo, más del 90 por ciento de los ingresos del ecoturismo se expanden a los países de origen, y menos del 5 por ciento se destina a las comunidades locales.

La falta de sostenibilidad resalta la necesidad de una escala pequeña, un crecimiento lento y un ecoturismo local. Los pueblos locales tienen un interés personal en el bienestar de su comunidad y, por lo tanto, son más responsables de la protección del medio ambiente que las corporaciones multinacionales, aunque reciben muy poco de las ganancias.

La falta de control, la occidentalización, los impactos adversos para el medio ambiente, la pérdida de cultura y tradiciones superan los beneficios de establecer el ecoturismo a gran escala. Además, la pérdida de cultura puede atribuirse a la mercantilización cultural, en la que las culturas locales se mercantilizan para obtener ganancias.

El aumento de las contribuciones de las comunidades al ecoturismo gestionado localmente crea oportunidades económicas viables, incluidas posiciones de gestión de alto nivel, y reduce los problemas ambientales asociados con la pobreza y el desempleo.

Debido a que la experiencia del ecoturismo se comercializa con un estilo de vida diferente del ecoturismo a gran escala, el desarrollo de instalaciones e infraestructura no necesita ajustarse a los estándares corporativos del turismo occidental, y puede ser mucho más simple y menos costoso.

Hay un mayor efecto multiplicador en la economía, porque se utilizan productos locales, materiales y mano de obra. Las ganancias se acumulan localmente y se reducen las fugas de importación.

El Parque de la Gran Barrera de Coral en Australia reportó más de medio billón de dólares de ingresos indirectos en el área y agregó miles de empleos indirectos entre 2004 y 2005. Sin embargo, incluso esta forma de turismo puede requerir inversión extranjera para su promoción o puesta en marcha.

Cuando se requieren tales inversiones, es crucial que las comunidades encuentren una empresa u organización no gubernamental que refleje la filosofía del ecoturismo, sensibles a sus preocupaciones y dispuestos a cooperar a expensas de las ganancias.

La suposición básica del efecto multiplicador es que la economía comienza con recursos no utilizados, por ejemplo, que muchos trabajadores están desempleados cíclicamente y gran parte de la capacidad industrial está inactiva o se utiliza de manera incompleta.

Al aumentar la demanda en la economía, es posible impulsar la producción. Si la economía ya estuviera en pleno empleo, con solo desempleo estructural, de fricción u otro tipo de desempleo, cualquier intento de impulsar la demanda solo conduciría a la inflación.

Como ejemplo, considera que el gobierno aumenta su gasto en carreteras en 1 millón de euros, sin un aumento correspondiente en los impuestos. Esta suma iría a los constructores de carreteras, quienes contratarían más trabajadores y distribuirían el dinero como salarios y ganancias.

Los hogares que reciben estos ingresos ahorrarán parte del dinero y gastarán el resto en bienes de consumo. Estos gastos, a su vez, generarán más empleos, salarios y ganancias, y así sucesivamente con los ingresos y gastos que circulan por la economía.

El efecto multiplicador surge debido a los aumentos inducidos en el gasto del consumidor que se producen debido al aumento de los ingresos, y debido a la retroalimentación en el aumento de los ingresos comerciales, empleos e ingresos nuevamente.

Este proceso no conduce a una explosión económica no solo por las barreras del lado de la oferta en la producción potencial (pleno empleo) sino porque en cada “ronda”, el aumento en el gasto del consumidor es menor que el aumento en los ingresos del consumidor.

Es decir, la propensión marginal al consumo (PMC) es inferior a uno, de modo que en cada ronda se destina un ingreso adicional al ahorro, que se escapa del proceso acumulativo. Cada aumento en el gasto es, por lo tanto, más pequeño que el de la ronda anterior, evitando una explosión.

Esfuerzos para Preservar los Ecosistemas en Riesgo

Parte de la biodiversidad más excepcional del mundo se encuentra en las Islas Galápagos. Estas islas fueron designadas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979, y luego se incorporaron a la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro de la UNESCO en 2007.

IGTOA es una organización sin fines de lucro dedicada a preservar este laboratorio viviente único contra los desafíos de las especies invasoras, el impacto humano y el turismo.

Para los viajeros que desean tener en cuenta el medio ambiente y el impacto del turismo, se recomienda utilizar un operador respaldado por una organización de ecoturismo de buena reputación.

En el caso de Galápagos, IGTOA tiene una lista de las principales compañías de turismo de las Islas Galápagos dedicadas a la protección y preservación duraderas del destino.

Gestión de Recursos Naturales

La gestión de los recursos naturales puede utilizarse como una herramienta especializada para el desarrollo del ecoturismo. Hay varios lugares en todo el mundo donde abundan los recursos naturales, pero con la invasión humana y los hábitats, estos recursos se están agotando.

Sin el uso sostenible de ciertos recursos, se destruyen y las especies florales y faunísticas se están extinguiendo. Se pueden introducir programas de ecoturismo para la conservación de estos recursos. Se pueden introducir varios planes y programas de gestión adecuados para que estos recursos permanezcan intactos, y hay muchas organizaciones, incluidas organizaciones sin fines de lucro, y científicos que trabajan en este campo.

Los recursos naturales de las zonas montañosas como Kurseong, en Bengala Occidental, son muy numerosos, con variada flora y fauna, pero el turismo con fines comerciales cambió la situación. Los investigadores de la Universidad de Jadavpur están trabajando actualmente en esta área para el desarrollo del ecoturismo que se utilizará como una herramienta para la gestión de los recursos naturales.

En el sudeste asiático, las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales están trabajando junto con académicos y operadores de la industria para difundir los beneficios económicos del turismo en los kampungs y las aldeas de la región. Una alianza recientemente formada, la Organización de Turismo del Sudeste Asiático (SEATO), está reuniendo a estos diversos actores para discutir las preocupaciones de gestión de recursos.

Una cumbre de 2002 celebrada en Quebec condujo a los Criterios Mundiales de Turismo Sostenible de 2008, un esfuerzo de colaboración entre la Fundación de las Naciones Unidas y otros grupos de defensa. Los criterios, que son voluntarios, involucran los siguientes estándares:

  • planificación de sostenibilidad efectiva
  • máximos beneficios sociales y económicos para las comunidades locales
  • impactos negativos mínimos en el patrimonio cultural
  • impactos negativos mínimos en el medio ambiente
Rana Costa Rica
Rana Costa Rica

Ventajas y Desventajas

En el continuo de actividades turísticas que se extienden desde el turismo convencional hasta el ecoturismo, se ha discutido mucho hasta el límite en que la preservación de la biodiversidad, los beneficios socioeconómicos locales y el impacto ambiental pueden considerarse “ecoturismo”.

Por esta razón, los ambientalistas, los grupos de intereses especiales y los gobiernos definen el ecoturismo de manera diferente. Las organizaciones ambientales generalmente han insistido en que el ecoturismo se basa en la naturaleza, se maneja de manera sostenible, apoya la conservación y se educa ambientalmente.

La industria turística y los gobiernos, sin embargo, se centran más en el aspecto del producto, tratando el ecoturismo como equivalente a cualquier tipo de turismo basado en la naturaleza.

Como complicación adicional, muchos términos se usan bajo la firma del ecoturismo. El turismo de naturaleza, el turismo de bajo impacto, el turismo verde, el bio-turismo, el turismo ecológicamente responsable y otros se han utilizado en la literatura y la comercialización, aunque no son necesariamente sinónimos de ecoturismo.

Los problemas asociados con la definición del ecoturismo a menudo han llevado a la confusión entre turistas y académicos. Muchos problemas son también objeto de controversia pública considerable y preocupante debido a lavado de imagen, una tendencia hacia la comercialización de planes de turismo disfrazado sostenible, basado en la naturaleza y el medio ambiente ecoturismo.

Según expertos, estos esquemas son ambientalmente destructivos, económicamente explotadores y culturalmente insensibles en su peor momento. También son moralmente desconcertantes porque engañan a los turistas y manipulan sus preocupaciones por el medio ambiente.

El desarrollo y el éxito de estos esquemas a gran escala, intensivos en energía y ecológicamente insostenibles son un testimonio de los enormes beneficios asociados con ser etiquetados como ecoturismo.

Impacto Negativo

El ecoturismo se ha convertido en uno de los sectores de más rápido crecimiento de la industria del turismo, creciendo anualmente en un 10-15% en todo el mundo.

Una definición de ecoturismo es “la práctica de viajes de bajo impacto, educativos, ecológicos y culturalmente sensibles que benefician a las comunidades locales y los países de acogida”.

Muchos de los proyectos de ecoturismo no cumplen con estos estándares. Incluso si se están ejecutando algunas de las pautas, las comunidades locales aún enfrentan muchos de los impactos negativos.

Sudáfrica es uno de los países que está obteniendo importantes beneficios económicos del ecoturismo, pero los efectos negativos superan con creces los positivos, lo que incluye obligar a las personas a abandonar sus hogares, las graves violaciones de los derechos fundamentales y los peligros medioambientales, superan con creces los beneficios económicos a medio plazo.

Se sigue utilizando una enorme cantidad de dinero y recursos humanos para el ecoturismo a pesar de los resultados fallidos, y aún más, el dinero se pone en campañas de relaciones públicas para diluir los efectos de la crítica. El ecoturismo canaliza los recursos lejos de otros proyectos que podrían aportar soluciones más sostenibles y realistas a problemas sociales y ambientales apremiantes.

El dinero que el turismo puede generar a menudo vincula los parques y las gestiones con el ecoturismo, Pero hay una tensión en esta relación porque el ecoturismo a menudo causa conflictos y cambios en los derechos de uso de la tierra, no cumple las promesas de beneficios a nivel comunitario, daña el medio ambiente y tiene muchos otros impactos sociales.

De hecho, muchos argumentan repetidamente que el ecoturismo no es ni ecológica ni socialmente beneficioso, sin embargo, persiste como una estrategia para la conservación y el desarrollo debido a las grandes ganancias. Si bien se están realizando varios estudios sobre formas de mejorar la estructura del ecoturismo, algunos argumentan que estos ejemplos proporcionan una justificación para detenerlo por completo.

Sin embargo, hay algunos ejemplos positivos, entre ellos el Área de Conservación Transfronteriza Kavango-Zambezi (KAZA) y el Parque Nacional Virunga, según lo juzgado por WWF.

El sistema de ecoturismo ejerce una tremenda influencia financiera y política. La evidencia anterior muestra que existe un caso sólido para restringir tales actividades en ciertos lugares. La financiación podría utilizarse para estudios de campo destinados a encontrar soluciones alternativas al turismo y los diversos problemas que enfrenta África como resultado de la urbanización, la industrialización y la sobreexplotación de la agricultura.

A nivel local, el ecoturismo se ha convertido en una fuente de conflicto sobre el control de la tierra, los recursos y las ganancias del turismo. En este caso, el ecoturismo ha dañado el medio ambiente y la población local y ha generado conflictos sobre la distribución de beneficios.

En un mundo perfecto, se harían más esfuerzos para educar a los turistas sobre los efectos ambientales y sociales de sus viajes. Muy pocas regulaciones o leyes se establecen como límites para los inversores en ecoturismo. Estos deben implementarse para prohibir la promoción de proyectos y materiales de ecoturismo insostenibles que proyecten imágenes falsas de destinos, degradando la cultura local e indígena.

Aunque los esfuerzos de conservación en África Oriental están sirviendo indiscutiblemente los intereses del turismo en la región, es importante hacer la distinción entre los actos de conservación y la industria del turismo.

Las comunidades de África oriental no son las únicas regiones en desarrollo que sufren daños económicos y sociales por los esfuerzos de conservación. La conservación en la región noroeste de Yunnan, China, ha traído cambios drásticos al uso tradicional de la tierra en la región.

Antes de las restricciones de tala impuestas por el gobierno chino, la industria representaba el 80 por ciento de los ingresos de la región. Tras una prohibición completa de la tala comercial, los pueblos indígenas de la región de Yunnan ahora ven pocas oportunidades para el desarrollo económico.

El ecoturismo puede proporcionar soluciones a las dificultades económicas sufridas por la pérdida de la industria para la conservación en Yunnan de la misma manera que puede servir para remediar las dificultades que enfrentan los masai.

La estructura del ecoturismo debe mejorarse para dirigir más dinero a las comunidades anfitrionas al reducir las fugas para que la industria tenga éxito en el alivio de la pobreza en las regiones en desarrollo, pero brinda una oportunidad prometedora.

Impactos Ambientales Directos

Las operaciones de ecoturismo ocasionalmente no cumplen con los ideales de conservación. A veces se pasa por alto que el ecoturismo es una actividad altamente centrada en el consumidor y que la conservación del medio ambiente es un medio para impulsar el crecimiento económico.

Aunque el ecoturismo está destinado a grupos pequeños, incluso un aumento modesto de la población, aunque temporal, ejerce una presión adicional sobre el medio ambiente local y requiere el desarrollo de infraestructura y servicios adicionales.

La construcción de plantas de tratamiento de agua, instalaciones de saneamiento y refugios conlleva la explotación de fuentes de energía no renovables y la utilización de recursos locales ya limitados. La conversión de tierra natural a dicha infraestructura turística está implicada en la deforestación y el deterioro del hábitat de las mariposas en México y los monos ardilla en Costa Rica.

En otros casos, el medio ambiente sufre porque las comunidades locales no pueden satisfacer las demandas de infraestructura del ecoturismo. La falta de instalaciones de saneamiento adecuadas en muchos parques del este de África da como resultado la eliminación de las aguas residuales del campamento en los ríos, contaminando la vida silvestre, el ganado y las personas que extraen agua potable.

Además de la degradación ambiental con la infraestructura turística, las presiones demográficas del ecoturismo también dejan basura y contaminación asociadas con el estilo de vida occidental. Aunque los ecoturistas afirman ser educativamente sofisticados y preocupados por el medio ambiente, rara vez comprenden las consecuencias ecológicas de sus visitas y cómo sus actividades cotidianas añaden impactos físicos en el medio ambiente.

Como observa un científico, “rara vez reconocen cómo las comidas que comen, los inodoros que descargan, el agua que beben, etc., son parte de sistemas económicos y ecológicos regionales más amplios que están ayudando a reconfigurar con sus propias actividades”.

Los ecoturistas tampoco reconocen el gran consumo de energía no renovable que se requiere para llegar a su destino, que generalmente es más remoto que los destinos turísticos convencionales. Por ejemplo, un viaje exótico a un lugar a 10.000 kilómetros de distancia consume alrededor de 700 litros de combustible por persona.

Las actividades de ecoturismo son, en sí mismas, problemas de impacto ambiental porque pueden perturbar la fauna y la flora. Los ecoturistas creen que debido a que solo están tomando fotos y dejando huellas, mantienen los sitios de ecoturismo prístinos, pero incluso las actividades inofensivas como las caminatas por la naturaleza pueden ser ecológicamente destructivas.

En el circuito de Annapurna en Nepal, los ecoturistas han desgastado los senderos marcados y creado rutas alternativas, contribuyendo a la impactación del suelo, la erosión y el daño a las plantas.

Cuando la actividad de ecoturismo implica la observación de la vida silvestre, puede ahuyentar a los animales, alterar sus sitios de alimentación y anidación, o aclimatarlos a la presencia de personas. En Kenia, la interrupción de los observadores de vida silvestre expulsa a los guepardos de sus reservas, lo que aumenta el riesgo de endogamia y pone en peligro la especie.

Peligros Ambientales

La industrialización, la urbanización y las prácticas agrícolas de la sociedad humana están teniendo un grave impacto en el medio ambiente. Ahora se considera que el ecoturismo también desempeña un papel en el agotamiento del medio ambiente, incluida la deforestación, la interrupción de los sistemas de vida ecológica y diversas formas de contaminación, todo lo cual contribuye a la degradación del medio ambiente.

Por ejemplo, la cantidad de vehículos motorizados que cruzan un parque aumenta a medida que los conductores de turismo buscan especies raras. El número de caminos interrumpe la cubierta de hierba, lo que tiene graves consecuencias para las especies de plantas y animales.

Estas áreas también tienen una mayor tasa de perturbaciones y especies invasoras debido al aumento del tráfico fuera de las rutas turísticas hacia áreas nuevas y sin descubrir.

El ecoturismo también tiene un efecto sobre las especies a través del valor que se les asigna. Ciertas especies han pasado de ser poco conocidas o valoradas por la población local a ser productos altamente valorados. La mercantilización de las plantas puede borrar su valor social y conducir a la sobreproducción en áreas protegidas. Las personas locales y sus imágenes también pueden convertirse en productos.

Kamuaro señala la contradicción relativamente obvia de que cualquier empresa comercial en tierras vírgenes y vírgenes significa inevitablemente una mayor presión sobre el medio ambiente.

Gente Local

La mayoría de las formas de ecoturismo son propiedad de inversionistas extranjeros y corporaciones que reportan pocos beneficios a la población local.

Una abrumadora mayoría de las ganancias se coloca en los bolsillos de los inversores en lugar de reinvertirlas en la economía local o en la protección ambiental, lo que lleva a una mayor degradación ambiental.

El número limitado de personas locales que trabajan en la economía ingresa a su nivel más bajo y no puede vivir en áreas turísticas debido a los escasos salarios y un sistema de dos mercados.

En algunos casos, el resentimiento de la población local provoca la degradación ambiental. Como un caso muy publicitado, los nómadas masai en Kenia mataron la vida silvestre en los parques nacionales, pero ahora están ayudando al parque nacional a salvar la vida silvestre para mostrar aversión a los términos de compensación injusta y el desplazamiento de las tierras tradicionales.

La falta de oportunidades económicas para la población local también los obliga a degradar el medio ambiente como medio de sustento. La presencia de ecoturistas ricos alienta el desarrollo de mercados destructivos en recuerdos de vida silvestre, como la venta de baratijas de coral en islas tropicales y productos animales en Asia, lo que contribuye a la recolección ilegal y la caza furtiva del medio ambiente.

En Surinam, las reservas de tortugas marinas utilizan una gran parte de su presupuesto para protegerse contra estas actividades destructivas.

Desplazamiento de Personas

Uno de los peores ejemplos de comunidades que se trasladan para crear un parque es la historia de los Maasai.

Alrededor del 70% de los parques nacionales y las reservas de caza en África Oriental se encuentran en tierras masai. El primer impacto negativo del turismo fue la pérdida de tierras de la cultura masai. Los gobiernos locales y nacionales aprovecharon la ignorancia de los masai sobre la situación y les robaron enormes trozos de tierra de pastoreo, poniendo en riesgo su único medio de vida socioeconómico.

En Kenia, los Maasai tampoco han obtenido ningún beneficio económico. A pesar de la pérdida de sus tierras, el empleo favorece a los trabajadores con acceso a mejor educación. Además, los inversores en esta área no son locales y no han devuelto ninguna ganancia a la economía local.

En algunos casos, reservas de caza se pueden crear sin informar o consultar a la gente local. Solo se enteran cuando se entrega un aviso de desalojo. Otra fuente de enfado es la manipulación de la población local por parte de su gobierno.

El ecoturismo trabaja para crear imágenes simplistas de la población local y sus usos y comprensión de su entorno. A través de estas imágenes simplificadas, los funcionarios dirigen políticas y proyectos hacia la población local y se culpa a la población local si los proyectos fracasan.

Claramente, el turismo como comercio no está empoderando a la gente local que lo hace rico y satisfactorio. En cambio, el ecoturismo explota y agota, particularmente en las tribus Maasai africanas. Tiene que reorientarse para que sea útil para las comunidades locales y sea sostenible.

Parque Nacional Yosemite
Parque Nacional Yosemite

Amenazas a las Culturas Indígenas

El ecoturismo a menudo afirma que preserva y “mejora” las culturas locales. La evidencia muestra que con el establecimiento de áreas protegidas, la gente local ha perdido ilegalmente sus hogares, y en su mayoría sin compensación.

Empujar a las personas a tierras marginales con climas severos, suelos pobres, falta de agua e infestado de ganado y enfermedades hace poco para mejorar los medios de vida, incluso cuando una proporción de las ganancias del ecoturismo se devuelve a la comunidad.

El establecimiento de parques puede crear duras realidades de supervivencia y privar a las personas de su uso tradicional de la tierra y los recursos naturales. Los grupos étnicos se ven cada vez más como un “telón de fondo” para el paisaje y la vida silvestre.

La población local lucha por la supervivencia cultural y la libertad de expresión cultural mientras los turistas la “observan”.

Los pueblos indígenas locales también tienen un fuerte disgusto hacia el cambio: Se ha permitido que el turismo se desarrolle prácticamente sin controles. Se han construido demasiados refugios, se está utilizando demasiada leña y no se están poniendo límites a los vehículos turísticos. Regularmente conducen fuera de la pista y hostigan a la vida silvestre. Las huellas de sus vehículos atraviesan todo el Masai Mara, inevitablemente el arbusto se está erosionando y degradando.

Mala Gestión

Si bien a los gobiernos generalmente se les confía la administración y la aplicación de la protección del medio ambiente, a menudo carecen del compromiso o la capacidad para administrar sitios de ecoturismo.

Las regulaciones para la protección del medio ambiente pueden estar vagamente definidas, ser costosas de implementar, difíciles de hacer cumplir y con una efectividad incierta.

Las agencias reguladoras gubernamentales son susceptibles de tomar decisiones que gastan en proyectos políticamente beneficiosos pero ambientalmente improductivos. Debido al prestigio y la notoriedad, la construcción de un centro de visitantes atractivo en un sitio de ecoturismo puede tener prioridad sobre las preocupaciones ambientales más urgentes, como la adquisición de hábitat, la protección de especies endémicas y la eliminación de especies invasoras.

Finalmente, los grupos influyentes o lobbies pueden presionar e influir en los intereses del gobierno a su favor. El gobierno y sus reguladores pueden adquirir los beneficios de la industria del ecoturismo que deben regular, lo que hace que las regulaciones ambientales restrictivas y su aplicación se vuelvan más indulgentes.

La gestión de sitios de ecoturismo por empresas privadas de ecoturismo ofrece una alternativa al costo de la regulación y la deficiencia de las agencias gubernamentales.

Se cree que estas compañías tienen un interés propio en la degradación ambiental limitada porque los turistas pagarán más por ambientes prístinos, lo que se traduce en mayores ganancias. Sin embargo, la teoría indica que esta práctica no es económicamente factible y no podrá gestionar el medio ambiente.

El modelo de competencia monopolística establece que la distinción conllevará ganancias, pero las ganancias promoverán la imitación. Una empresa que protege sus sitios de ecoturismo puede cobrar una prima por la experiencia novedosa y el entorno impecable.

Pero cuando otras compañías ven el éxito de este enfoque, también ingresan al mercado con prácticas similares, aumentando la competencia y reduciendo la demanda. Finalmente, la demanda se reducirá hasta que el beneficio económico sea cero.

Un análisis de costo-beneficio muestra que la compañía asume el costo de la protección ambiental sin recibir las ganancias. Sin incentivos económicos, se anula toda la premisa del interés propio a través de la protección del medio ambiente. En cambio, las empresas de ecoturismo minimizarán los gastos relacionados con el medio ambiente y maximizarán la demanda turística.

La tragedia de los bienes comunes ofrece otro modelo para la insostenibilidad económica de la protección del medio ambiente, en los sitios de ecoturismo utilizados por muchas empresas. Si bien existe un incentivo comunitario para proteger el medio ambiente, maximizando los beneficios a largo plazo, una empresa concluirá que lo mejor para ellos es utilizar el sitio de ecoturismo más allá de su nivel sostenible.

Al aumentar el número de ecoturistas, por ejemplo, una empresa obtiene todos los beneficios económicos mientras paga solo una parte del costo ambiental. Del mismo modo, una empresa reconoce que no hay incentivos para proteger activamente el medio ambiente, asumen todos los costos, mientras que los beneficios son compartidos por todas las demás compañías. El resultado, nuevamente, es una mala gestión.

En conjunto, la movilidad de la inversión extranjera y la falta de incentivos económicos para la protección del medio ambiente significa que las empresas de ecoturismo están dispuestas a establecerse en nuevos sitios una vez que el existente esté suficientemente degradado.

Además, la revisión sistemática de la literatura realizada por Cabral y Dhar (2019) ha identificado varios desafíos debido a la lenta progresión de las iniciativas de ecoturismo, como:

  • fugas económicas
  • falta de participación del gobierno
  • deficiencia de habilidades entre las comunidades locales
  • ausencia de difusión de educación ambiental
  • aumento esporádico de la contaminación
  • conflicto entre el personal de gestión del turismo y las comunidades locales
  • desarrollo inadecuado de la infraestructura
Tribu Maasai
Tribu Maasai

Ejemplos

El propósito del ecoturismo es involucrar a los turistas en entornos de bajo impacto, no consumistas y orientados localmente para mantener especies y hábitats, especialmente en regiones subdesarrolladas.

Si bien algunos proyectos de ecoturismo pueden respaldar tales afirmaciones, muchos proyectos no han logrado abordar algunos de los problemas fundamentales que enfrentan las naciones en primer lugar.

En consecuencia, el ecoturismo puede no generar los mismos beneficios que pretende proporcionar a estas regiones y a sus pueblos, y en algunos casos dejar a las economías en un estado peor que antes.

Los siguientes ejemplos ilustran la creciente complejidad del ecoturismo y sus impactos, tanto positivos como negativos, en el medio ambiente y las economías de varias regiones del mundo.

Ecoturismo en India

India, la tierra de geografía variada ofrece varios destinos turísticos que no solo te quitan el estrés, sino que también te rejuvenecen. Hay varias maneras de disfrutar de la Madre Naturaleza de la manera más prístina.

Los pocos lugares como la región del Himalaya, Kerala, el noreste de la India, las islas Andaman y Nicobar y las islas Lakshdweep son algunos de los lugares donde puedes disfrutar de la riqueza atesorada de la Madre Naturaleza.

Thenmala en Kerala es el primer destino de ecoturismo planeado en la India creado para acoger a los ecoturistas y amantes de la naturaleza.

Ecoturismo en Costa Rica

El ecoturismo en Costa Rica es una de las actividades clave de la industria del turismo en el país. A principios de la década de 1990, Costa Rica se hizo conocida como la hija del cartel del ecoturismo.

El país se encuentra entre muchas naciones en desarrollo que consideran el ecoturismo como una forma de sacar provecho de la creciente demanda de esta tendencia popular de viajes.

Ecoturismo en Jordania

El ecoturismo en Jordania ha crecido enormemente debido a las presiones ambientales y la demanda de empleos fuera de las ciudades, especialmente desde el establecimiento de la Biosfera de Dana en 1993, la primera reserva de la biosfera.

Ecoturismo en Sudáfrica

Sudáfrica ha utilizado el ecoturismo para mantener y mejorar su inmensa biodiversidad, así como para fortalecer su economía. El turismo es el cuarto mayor generador de divisas en Sudáfrica, y el ecoturismo es la idea de alentar a los visitantes a la vez que promueve y apoya la biodiversidad de un país.

Sudáfrica contiene una gran cantidad de biodiversidad, por lo que el ecoturismo es una forma de que el país se beneficie de la vida silvestre de una manera no consumista y legal en lugar de actividades ilegales como la caza furtiva y el tráfico y comercio internacional de vida silvestre.

Ecoturismo en los Estados Unidos

El ecoturismo en los Estados Unidos se practica comúnmente en áreas protegidas como parques nacionales y reservas naturales.

Los principios y comportamientos del ecoturismo se están generalizando lentamente en los Estados Unidos. Por ejemplo, los hoteles en algunas regiones se esfuerzan por ser más sostenibles.

¿Te Gustó Este Post? Valóralo y Comenta. ¡Gracias!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Te Puede Interesar:

Que es el Geocaching

Geocaching

Tipos de Senderismo

Tipos de Senderos