Saltar al contenido

Los Alpes

Los Alpes

Cordillera de los Alpes

Los Alpes es una poderosa cadena montañosa en Europa que cubre más de 200.000 kilómetros cuadrados, cubriendo una distancia de 1.200 kilómetros desde Francia en el oeste hasta Austria y Eslovenia en el este y desde el sur de Alemania en el norte hasta Italia en el sur.

En el sureste, los Alpes cruzan hacia los Alpes Dináricos, en el noreste a los Cárpatos. El pico más alto de la cadena montañosa, el Mont Blanc, en la frontera franco-italiana, se encuentra a 4.808 metros sobre el nivel del mar.

Además de los países mencionados, los Alpes también se extienden sobre el territorio estatal de Mónaco en el suroeste y Suiza y Liechtenstein en el noroeste.

Los Alpes se subdividen en los Alpes occidentales y los Alpes orientales según las características geográficas, y en términos de altitud en las estribaciones de los Alpes (hasta 1.500 metros), en los Alpes medios (hasta la línea de nieve) y Altos Alpes (a una altitud de más de 3.000 metros).

Los Alpes se originaron durante el período geológico terciario, cuando el continente original de África se movió hacia el norte, comprimiendo los depósitos sedimentarios del mar Mediterráneo y luego plegándose. Estas actividades geológicas todavía están en curso y conducen a un pequeño aumento anual en la altura de las montañas.

Además de las actividades geológicas, la superficie también está conformada por las condiciones climáticas. Especialmente durante la Edad de Hielo, los glaciares cambiaron la apariencia de las montañas y comenzaron a cortar grandes valles, mientras que el agua de deshielo en las áreas fronterizas de los Alpes creó grandes lagos como el Lago de Constanza entre Alemania, Suiza y Austria y el Lago de Garda en el norte de Italia.

Como una cuenca hidrográfica y área limítrofe climatológica, los Alpes separan las cuencas fluviales del Mar del Norte, el Mar Mediterráneo y el Mar Negro y las zonas climáticas del área marítima en el oeste, el continental en el norte y el este y el área mediterránea templada en el sur.

La cordillera es el área de origen de los principales ríos europeos como el Adige, Drava, Inn, Po, Rhône, Rhine y Sava.

Ver Mapa Instituto Geográfico Francés

Etimología

Solo después de que Aníbal cruzó los Alpes en el 218 a. C., la cordillera atrajo la atención de los escritores antiguos. Por lo tanto, Polybios proporcionó descripciones precisas de los pasos de montaña. Nombres como Alpeis (singular) y Alpes (forma plural) aparecen en el trabajo geográfico de Ptolomeo escrito en griego alrededor del año 150 d.C.

Según el Etymologiarum sive originum libri XX de Isidoro de Sevilla, los romanos derivaron el término alpino del lenguaje de la población de montaña ligur-celta como un término topográfico que significa pastos altos y de montaña.

En la Edad Media, este término, como los mons latinos (“montaña”), se usaba para referirse a los pasos de montaña y algunos picos de montaña, entre otros. Fue reemplazado gradualmente por montaña en el mundo de habla alemana, pero solo a partir del siglo XVIII en adelante, el término adquirió el significado de pico de montaña, mientras que la palabra Alpes comenzó a referirse a toda la cordillera.

Clima

La mayoría de los Alpes se ven afectados por el clima de Europa Central, y las principales influencias son las masas de aire atlántico relativamente cálidas y húmedas, que son conducidas a los Alpes por los vientos del oeste; aire frío del Ártico; masas de aire continental seco del este (con aire caliente en verano y aire frío en invierno); y cálidas masas de aire mediterráneo desde el sur.

Los detalles térmicos de grandes partes de la región alpina del norte corresponden a los de las llanuras adyacentes, aunque la temperatura media anual disminuye entre 0,50 y 0,65 ° C por cada 100 metros sobre el nivel del mar. La mayor parte de la lluvia ocurre en verano, y las franjas occidentales de la cordillera alpina a menudo reciben entre 2.000 y 3.000 milímetros de lluvia por año debido a los vientos del oeste.

Los Alpes del sur están influenciados por el clima mediterráneo; Los veranos aquí son muy calurosos y los inviernos templados. La lluvia más fuerte ocurre aquí en primavera y verano.

Los valles y cuencas dentro de la región alpina (incluyendo Valais / Gales, Vinschgau y Carintia) se encuentran en la sombra de la lluvia y, en consecuencia, son regiones áridas con a menudo menos de 800 milímetros de lluvia por año. Los períodos de inversión son especialmente durante el invierno un fenómeno climático típico en las cuencas alpinas como Lungau y la cuenca de Klagenfurt en Austria. Debido a la falta de viento, se forman masas de aire frío en las áreas más bajas. Otro fenómeno meteorológico bien conocido es el secador de pelo, una ráfaga de viento caliente.

Debido a la menor densidad de la atmósfera, los Alpes se caracterizan por una radiación solar directa más fuerte, mientras que la radiación difusa es más débil. La diferencia de temperatura entre el sol y la sombra de las laderas de las montañas es, por lo tanto, bastante grande.

Historia

Período Romano

Los romanos inicialmente mostraron poco interés en los Alpes. Este mundo montañoso a menudo se denominaba montes horribiles o “montañas terribles”, especialmente porque consideraban que los habitantes celtas y retóricos eran hostiles y las rutas sobre los pasos de montaña se consideraban muy peligrosas. Pero el hecho de que las tribus celtas cruzaron los Alpes y se asentaron en el norte de Italia (la cisalpina romana de Gallia) fue prueba suficiente de que la cordillera era cualquier cosa menos insuperable.

Cuando los romanos conquistaron el norte de Italia en el siglo II a. C., establecieron nuevos asentamientos fortificados cerca de importantes pasos de montaña o protegieron los asentamientos existentes de posibles ataques. Otra estrategia romana era concluir acuerdos con gobernantes locales que garantizaran el acceso a los pasos de montaña. El gran san Bernard Pass, por ejemplo, era parte de la ruta más corta entre Roma y Gran Bretaña y fue de gran importancia estratégica durante el reinado del emperador Claudio, quien emprendió un intento de conquistar la isla.

El control de los pasos de montaña y las rutas comerciales fue la razón principal de la conquista romana de los Alpes. Así, los pasos de montaña fueron los únicos puntos geográficos en la cordillera a los que los celtas y los romanos dieron nombres. En los pases, se establecieron estaciones aduaneras romanas donde se debía pagar una tasa del 2,5% sobre todos los productos transportados a través de los Alpes: la llamada Quadragesima Galliarum. Con la excepción de unas pocas tropas, que protegían las carreteras o estaban subordinadas a las administraciones provinciales, por ejemplo, ninguna fuerza romana estaba estacionada en los Alpes en el territorio de la actual Suiza.

Para los habitantes de los Alpes, el transporte de personas y bienes, el mantenimiento de carreteras y el servicio militar, el cultivo de granos, la apicultura y la cría de animales, así como la explotación de recursos naturales como madera, plata, cobre, hierro, mármol, piedra caliza y tocino y cristales de roca fueron las más importantes fuentes de ingresos. La madera alpina se transportó hasta Roma, y ​​el queso alpino era popular entre los conocedores romanos.

Cultural y lingüísticamente, los romanos ejercieron su influencia especialmente a lo largo de las grandes vías, en los lugares de comercio y en los santuarios. Surgieron villas romanas, fincas, mutaciones (lugares donde se podían intercambiar caballos) y mansiones (casas de gas). Otros lugares se vieron menos afectados por las influencias romanizadoras, aunque el latín se convirtió en el idioma común del tráfico en los Alpes y los bienes y monedas romanos también fueron populares en regiones remotas.

Una de las principales vías romanas, la Via Claudia Augusta, que se abrió en el año 50 d.C., tiene flujos de tráfico entre Italia y el área alrededor del Augsburgo actual, en Baviera, al este de Graubünden (Grisones) sobre los Pases Reschen y Fern antes de ser reemplazado por una nueva ruta a través del Paso Brenner. En regiones remotas como Graubünden (ahora en el este de Suiza), los colonos se beneficiaron poco del comercio con el sur romano y a menudo vivían en las mismas cabañas simples que sus antepasados ​​de la Edad del Hierro.

La Edad Media

Desde la antigüedad, el mundo de las montañas alpinas se ha considerado un área inhóspita donde solo las personas menos civilizadas podrían llevar una existencia extremadamente primitiva. Esta visión se mantuvo sin cambios durante siglos, pero debido a la mayor densidad de población, las personas en la Edad Media comenzaron a interesarse gradualmente en los Alpes y su potencial económico. Por lo tanto, surgieron nuevos asentamientos en los valles alpinos, y los pasos de montaña se hicieron cada vez más importantes como parte de las rutas comerciales. Sin embargo, las montañas mismas todavía se consideraban lugares míticos peligrosos e incluso aterradores, y dieron lugar a todo tipo de supersticiones. Los informes medievales sobre el llamado “sábado de brujas” tienen su origen a principios del siglo XV, tradiciones de las regiones de Valais y Dauphiné en los Alpes occidentales.

En respuesta a la creencia popular, que se refería al mundo de la montaña como un hogar de demonios, las autoridades eclesiásticas erigieron lugares de culto e imágenes sagradas en los Alpes en honor de los santos patronos como San Bernardo y San Nicolás.

No fue hasta el Renacimiento que la gente comenzó a interesarse realmente en el mundo de las montañas, y en 1387 el monje Niklaus Bruder († 1417) de la ciudad suiza de Lucerna con cinco compañeros espirituales rompió la prohibición de ingresar al mundo de las montañas. Por lo tanto, proporcionó pruebas de que la gente podía aventurarse en las montañas sin miedo. Sin embargo, él y su séquito fueron castigados por las autoridades y encarcelados.

Período Moderno

Los humanistas suizos del siglo XVI continuaron este proceso de desmitificación del mundo de las montañas sobre una base científica. La gente experimentó por primera vez el majestuoso paisaje en su belleza y se dio cuenta de la importancia geográfica de las montañas como frontera natural entre el norte de Europa e Italia, pero también como un área de transición con puertos de montaña y un paisaje con potencial agrícola gracias a sus pastos.

Desde finales del siglo XVII, los estudiosos han comenzado a tratar a los Alpes en sus obras desde un punto de vista físico y teológico, y la desmitificación de las montañas ahora también se ha promovido al comienzo del alpinismo. Los eruditos escalaron los picos de las montañas difíciles, como el Mont Blanc, y sus informes atrajeron rápidamente a los primeros turistas ricos, incluso de Inglaterra.

Ciudades como Ginebra se han convertido en el punto de partida de numerosos grupos de viaje en su camino hacia el “mundo de hielo” de montañas y glaciares. La gente admiraba la grandeza del mundo alpino y comenzó a idealizar y romantizar la vida de sus habitantes, especialmente los pastores.

Desde la década de 1930, las primeras carreteras a través de los pasos de montaña como logros ingeniosos de la ingeniería de la época han atraído la admiración de la gente, y muchos artistas también han descubierto la interacción entre la naturaleza y la tecnología como un nuevo motivo.

Demografía

Período Antiguo y Principios de la Edad Media

Desde el siglo IV d.C., la región alpina del norte en la actual Suiza y Austria fue un refugio para la población galo-romana que tuvo que rendirse bajo la presión de los alemanes germánicos del norte. Las áreas de habla románica continuaron existiendo aquí durante siglos. Los colonos lombardos, que invadieron los valles de los Alpes del Sur desde finales del siglo VI, fueron romanizados gradualmente. Los Alpes centrales de Suiza fueron colonizados por los alemanes desde el siglo VII, mientras que la influencia germánica de otras áreas como Retia en el este solo aumentó notablemente desde el siglo XI.

Durante este período, los colonos alemanes invadieron las regiones áridas de las actuales zonas montañosas del cantón de Gales situadas a unos 1.500 m sobre el nivel del mar. A partir de aquí, más tarde, en el siglo XII, también se desbloquearon valles más altos en los Alpes del Sur y en los Grisones.

En el siglo XI, la región alpina experimentó un período de prosperidad de la agricultura y la cultura, seguido de un largo período de estabilidad política. El sistema agrícola, que se estableció durante este período, continuó hasta el siglo XX. La floreciente agricultura medieval podría beneficiarse de un cambio climático que condujo a un calentamiento notable. En el oeste y más tarde también en los Alpes orientales, se han talado extensas áreas forestales para desbloquear nuevas tierras agrícolas. Los avances en el sector agrícola promovieron el crecimiento de los oficios no agrícolas, mientras que los mercados emergentes en los que los agricultores podían vender el excedente de sus productos, especialmente queso, verduras y carne.

En la Actualidad

Los Alpes albergan actualmente una población de aproximadamente 13 millones. El fuerte crecimiento de la población se registra casi exclusivamente en áreas urbanizadas, mientras que los asentamientos en regiones más remotas están amenazados por la despoblación y el envejecimiento. Mientras tanto, más del sesenta por ciento de los municipios alpinos se consideran obsoletos. Las industrias tradicionales como la agricultura arable y la cría de animales se están paralizando gradualmente en las montañas.

Historia Cultural

Visión Preindustrial: Montes Horribles o Montañas Temibles

La percepción preindustrial tradicional del mundo montañoso alpino se basa en las descripciones de autores romanos que evocaron para los lectores la imagen de montañas aterradoras o montañas horribles, un paisaje accidentado que debía considerarse inhabitable o que era simplemente un lugar bárbaro extremadamente primitivo. Estas asociaciones antiguas todavía dominaron la historia cultural europea hasta finales del siglo XVIII. La gente evitaba el mundo montañoso alpino que, según las leyendas, se consideraba el asiento de los demonios.

La visión romana simplificada surgió del pensamiento de urbanitas civilizadas que podían disfrutar de todas las comodidades y se basaba principalmente en los peligros asociados con cruzar los Alpes o vivir en medio de los picos de las montañas, las restricciones impuestas a las actividades agrícolas y la falta de centros culturales. Pero ya en el período antiguo se demostró lo contrario y las nuevas carreteras romanas hicieron posible un viaje relativamente rápido y seguro a través de los Alpes, los productos agrícolas alpinos como el queso eran extremadamente populares en los asentamientos urbanos y podían mejorar las habilidades de las personas que viven en el mundo de las montañas, una existencia para sí mismos, de hecho se considera como un logro cultural.

Desbloqueando el Valor Estético del Mundo de la Montaña

El escritor, poeta e historiador italiano medieval Francesco Petrarca (1304–1374) fue uno de los primeros observadores en desafiar la visión transmitida y quedar enamorado bajo la impresión de la belleza y la majestuosidad del paisaje alpino. Su percepción fue cada vez más compartida durante el período del Renacimiento y la Ilustración por otros observadores que, bajo la influencia del pensamiento humanista y libres de lazos eclesiásticos, describieron el ascenso de las montañas como ejercicio físico y disfrute espiritual.

“He decidido escalar algunos picos de las montañas o al menos uno cada año (…) para estudiar la flora de la montaña y proporcionar un ejercicio noble para mi cuerpo y un placer para mi mente”.
Konrad Gessner (1515-1565), médico y profesor de historia natural, en su obra “De admiratione Montium” (“Sobre la admiración de las montañas”, 1541)

La Ilustración despertó interés en los temas de ciencias naturales, mientras que el movimiento romántico con su intensa experiencia de naturaleza emocional del siglo XVIII hizo atractivos los viajes a destinos de montaña. La re-valuación del mundo montañoso alpino fue ampliamente aceptada en Europa entre 1760 y 1780, gracias en parte a la influencia de la novela de Jean Jacques Rousseau (1712-1778) Julie, ou la nouvelle Héloïse sobre una pareja de enamorados que vive en una ciudad en las estribaciones de los Alpes, escrito y publicado en 1761. Esta novela, originalmente titulada Lettres de deux amans, Habitans d’une petite ville au pied des Alpes (“Cartas de dos amantes, habitantes de un pequeño pueblo al pie de los Alpes”).

El surgimiento de las ciencias naturales modernas y la cosmovisión racional resultante desbloquearon para los humanos por primera vez el valor estético de las zonas costeras y montañosas y suplantaron las observaciones anteriores que se limitaban a una vista fragmentaria de escenas de paisajes, basadas principalmente en su valor económico y fertilidad como tierra agrícola, y exageraron los peligros que la naturaleza podría plantear.

El nuevo valor estético de las escenas de las montañas alpinas se basó en el contraste entre los primeros planos atractivos, una especie de idilio con granjas, personas con vestimentas tradicionales, pastos y animales que simbolizaban la seguridad, y los fondos que tenían que ser percibidos como una amenaza, con empinadas paredes de montaña o glaciares que simbolizaban los elementos abruptos y abrumadores de la naturaleza. Sin embargo, esos tipos de escenas de paisajes específicos solo se podían observar desde ciertos puntos, y estos se sembraron escasamente. Los pioneros del turismo alpino temprano, que se sintieron atraídos por los descubrimientos estéticos, se propusieron el objetivo de localizar y dar a conocer dichos puntos para que otros pudieran obtener el mismo disfrute de ellos.

Los primeros observatorios estéticos todavía estaban ubicados fuera del mundo montañoso alpino. Así, Jean Jacques Rousseau dio protagonismo a la vista del pico de la montaña Mont Blanc, ya que se podía observar desde la orilla norte del lago de Ginebra. Pero gradualmente estos puntos se acercaron al rango Alpino y eventualmente a su centro y a alturas cada vez mayores. Se crea una tensión nueva y creciente al observar más de cerca el mundo montañoso que se avecina y sus picos.

Curiosamente, esta nueva observación del mundo alpino estuvo acompañada por la revolución industrial y la modernización en Europa, y por lo tanto no provino de las áreas montañosas. Antes de 1760, eran principalmente eruditos de asentamientos urbanos fuera de los Alpes quienes se entusiasmaban con las escenas de montaña. El segundo período, el período pionero entre 1760 y 1880, está dominado por turistas (y montañeros) de Inglaterra, la cuna de la revolución industrial. Así, el primer club de montañismo del mundo, el Alpine Club, se fundó en 1857 en Londres. A partir de 1880, los Alpes despertaron el interés de los turistas modernos de las ciudades industriales de Europa, para sorpresa de los nativos que inicialmente fueron considerados por los entusiastas de los Alpes como “locos”, pero pronto comenzaron a apreciar y recibir sus servicios como una nueva fuente de ingresos como guías turísticos y arrendatarios de habitaciones.

Más: Historia de los Guías de Montaña

El ideal turístico romántico se basa en la observación selectiva de forasteros y urbanitas que buscan relajación estética en un mundo natural prístino donde el hombre aún no ha dejado su huella, o donde al menos se encuentra un mundo paradisíaco donde viven habitantes vírgenes, armonía con su entorno natural y vivir en libertad (a diferencia del propio mundo de vida del turista dentro de las dispensaciones más o menos absolutistas), a pesar de que el mundo de la montaña no cumple con este ideal en todas partes y las oportunidades económicas de la Serie Alpine han sido explotadas durante siglos.

Críticas al Desbloqueo Económico y al Gasto en Ocio en el Período Posmoderno

Desde principios de la década de 1970 en adelante, los grupos de conservación ambiental hicieron oír su voz con una nueva observación de los Alpes en la que los temas ambientales eran centrales. Curiosamente, tomaron la referencia alpina romántica tradicional como punto de partida y punto de referencia para las feroces críticas que habían dirigido a los fenómenos modernos, como el desbloqueo sistemático de la cordillera para el transporte, la urbanización y el turismo de masas. Su observación selectiva a menudo proyecta una imagen alpina de la cual las actividades económicas están prohibidas sumariamente.

La transición de las sociedades occidentales de las economías industriales a las de servicios, que tuvo lugar entre 1965 y 1985, estuvo de hecho acompañada de cambios sociales y culturales que afectaron la percepción del público turístico sobre los Alpes. Las actividades de ocio se han convertido en sinónimo de recreación activa y participación en el esquí, las ascensiones y otros deportes de montaña. Cuanto más disfruten los visitantes alpinos de las sensaciones corporales, más se limitará la naturaleza a la base material y al fondo visual para aquellas actividades que pueden ser experimentadas como placenteras pero no vitales para ello. La compra de una tarjeta de remonte reemplazó fácilmente los desafíos físicos y las experiencias del montañismo.

Filosofía y Literatura

Las Cartas de dos amantes de Rousseau desde un pequeño asentamiento al pie de los Alpes fue al menos en dos aspectos un libro revolucionario. Muchos de los revolucionarios franceses, que derrocaron el antiguo gobierno y el orden en 1789, crecieron con él. En un momento en que la religión tradicional tuvo que ser cuestionada junto con el viejo orden mundial, el mundo de las montañas alpinas se convirtió en un objeto de adoración, como un muro protector contra la cultura y la civilización, un refugio donde se encontraba el mundo natural original. toda su armonía y dicha han sido preservadas. Las personas, que han emprendido excursiones de senderismo en los Alpes, se han llevado el libro de Rousseau como el primer guía de senderismo del mundo.

Un segundo trabajo posterior de Rousseau que se originó en sus últimos años de vida entre 1776 y 1778, con fuertes rasgos autobiográficos, proporcionó las palabras clave para una nueva corriente religioso-filosófica. En Les rêveries du promeneur solitaire (“Los sueños de un excursionista solitario”), el filósofo crea el ideal del excursionista solitario que, durante sus caminatas por el mundo de la montaña, busca reflejar su propia mente. Así, la naturaleza se convierte en una metáfora del alma humana.

Efectos del Calentamiento Global

El calentamiento global representa una gran amenaza para las represas, las centrales eléctricas, la agricultura y el turismo de los Alpes. Los primeros tres dependen de ciertas precipitaciones y es probable que se vean afectados por las fluctuaciones en la precipitación anual. Estas fluctuaciones son uno de los efectos del aumento de la temperatura en los Alpes que alcanzó 1.5 ° C en los cien años entre los siglos XX y XXI y, por lo tanto, fue dos veces más alto que el promedio mundial.

El estado alemán de Baviera está coordinando actualmente el proyecto de investigación “Impactos del cambio climático y estrategias de adaptación en el espacio alpino”, que está investigando los efectos del cambio climático en la región alpina e intentando desarrollar estrategias de adaptación.

El proceso de fusión de los glaciares alpinos es uno de los primeros efectos dramáticos que ya se pueden ver: numerosas lenguas glaciares se han retirado en las últimas décadas a una distancia de cientos de metros. Los glaciares suizos perdieron el veinte por ciento de su superficie y una cuarta parte de su volumen entre 1985 y 2000, según nuevas mediciones. La pérdida de superficie en el período entre 1973 y 1985 ascendió a solo alrededor del uno por ciento. En 2017, la pérdida anual de glaciares se estimó en dos kilómetros cúbicos.

El proceso de fusión en el glaciar Schneeferner del pico más alto de la montaña de Alemania, el Zugspitze (2.962 metros), obligó a las autoridades locales a eliminar las colinas rocosas que de otra manera representarían una amenaza para los turistas de esquí. El glaciar actualmente pierde diez centímetros en un día caluroso y produce 35 millones de litros de agua de deshielo diariamente. Con los glaciares, los habitantes alpinos pierden una importante fuente de agua potable, mientras que los turistas de senderismo y esquí se ven amenazados por las caídas de rocas. Los investigadores temen que los glaciares bávaros puedan desaparecer en veinte años, mientras que se pueden encontrar palmeras en el área de los lagos bávaros.

El aumento de las temperaturas invernales y los cambios en los patrones de precipitación contribuyen a que se registren menos nevadas en muchas áreas de esquí tradicionales. En Alemania, Austria y Suiza, los llamados cañones de nieve deben usarse para cubrir las pistas de esquí con nieve artificial. Entre octubre y Pascua, un total de 40.000 cañones de nieve están en funcionamiento en los Alpes.

Comunicado del Ministerio Federal de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear de Alemania

“El cambio climático plantea riesgos que amenazan particularmente el ecosistema montañoso único de los Alpes. “La naturaleza es particularmente sensible aquí, porque en ningún otro lugar de Europa hay tantos espacios naturales sensibles en un área comparativamente pequeña. Especialmente en la región alpina, también está quedando claro que ciertos efectos negativos del cambio climático ya no se pueden prevenir”, dijo Michael Müller, Secretario de Estado Parlamentario en el Ministerio Federal de Medio Ambiente el miércoles en Benediktbeuren. En el contexto de los resultados alarmantes en el 4º Informe de evaluación de la ONU-Climatats (IPCC) sobre el cambio climático provocado por el hombre había invitado por primera vez al Ministerio Federal de Medio Ambiente y al Ministerio de Medio Ambiente, Salud y Protección del Consumidor del Estado de Baviera a una conferencia nacional “Cambio climático en el espacio alpino: hechos, consecuencias, adaptación”.

Según los últimos cálculos del modelo, la calefacción en la región alpina es el doble que el promedio nacional. El riesgo de eventos climáticos extremos aumentará. Los Alpes se verán particularmente afectados por los efectos del cambio climático. Esto incluye un aumento en las olas de calor, como en el verano de 2003, una tendencia creciente a fuertes lluvias e inundaciones y el peligro de muchas plantas alpinas. Además, muchas áreas de deportes de invierno perderán su confiabilidad en la nieve.

En este contexto, los países alpinos ven la política climática y el desarrollo de estrategias de adaptación como el foco de la cooperación en los próximos años. Con motivo de la IX. La Conferencia Alpina en noviembre de 2006 adoptó una declaración sobre el cambio climático en los Alpes.

En el corazón de los conceptos de protección climática federal y bávara está la doble estrategia preventiva “reducción y adaptación”: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero por un lado, investigar el cambio climático regional e implementar estrategias de adaptación por el otro. Michael Müller pidió a las comunidades alpinas que participen activamente: “El nivel local jugará un papel importante en la resolución de problemas futuros en el área montañosa. La región alpina tiene muchas oportunidades para convertirse en una región modelo para la protección del clima en el futuro. Queremos hacer de esto nuestra preocupación común “.”

Economía

Las condiciones geográficas y climatológicas determinan la base económica de las diferentes áreas. La zona norte de Vooralp se caracteriza por un sector agrícola moderno con ganadería lechera y ganadería, mientras que las áreas forestales crean una serie de empleos en la industria maderera. El clima templado en los valles de los Alpes del sur es extremadamente adecuado para la viticultura y el cultivo de frutas, mientras que en las zonas orientales se extraen sal y minerales.

La generación de energía hidroeléctrica satisface las necesidades de electricidad de muchas regiones alpinas.

La industria del deporte alpino es una fuente importante de ingresos en todas las áreas, aunque el turismo de masas tiene un impacto negativo en el medio ambiente sensible y el microclima de las montañas.

¿Te Gustó Este Post? Valóralo y Comenta. ¡Gracias!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Los AlpesCargando…

Además de Los Alpes, te Puede Interesar: